Entre fanatismo y patriotismo, esto es lo que hay con Huawei

Entre fanatismo y patriotismo, esto es lo que hay con Huawei




Huawei ha estado en boca de todos desde los pasados años, pero este 2019 se ha vuelto un año histórico donde la empresa china está dando la pelea de su vida con un veto de los Estados Unidos de empresas tener negocios con ella y los efectos, aunque no se verán todavía, ponen en un reto sin precedente.

Pero lamentablemente he visto como esto se ha vinculado con la política “America First” de Donald Trump, otros de que China es malo por defecto y obviamente vinculan esto como parte de las hostilidades de la guerra comercial Estados Unidos o China.

Evitando ser parte de la desinformación, me gustaría dedicar este artículo para que aprendamos de donde vino la “duda inicial” de que si Huawei espía o no a favor del gobierno de China y que nos llevó a estos turbulentos días para la empresa.

Esto de las sospechas es de años y es de las pocas cosas que coinciden Republicanos y Demócratas


Las primeras acusaciones formales que se tienen un recuerdo son en la década pasada y para el 2003, se sospecha que Huawei hubiera continuado una tendencia que también es foco hoy día, de que hoy es amigo tuyo y mañana te roba ideas.

En otras palabras, no es raro escuchar a que Huawei no es extraño en estar involucrado en problemas legales cuando socios o hasta antiguos empleados acusan a la empresa de robar tecnología para su beneficio propio o realizar ingeniería inversa de productos de competidores para así, maquillar la copia.

Hay que ir un poco más atrás en el tiempo y es que un ingeniero chino retirado del ejército de nombre Reng Zhengfei, se unió al Partido Comunista en 1978 y para nada no se pasa por desapercibido su presencia en el partido, convirtiéndose poco después en su jefe tecnológico.

Pasarían unos nueve años después y nace lo que es la empresa Huawei, dedicada al momento con el mercado de switches para servidores de telefonía y se vuelve uno de los protagonistas de la transformación de las telecomunicaciones en China, que para la época ya se consideraba obsoleta.

Comenzando con las primeras malas percepciones, muchos de los productos de Huawei en el momento eran derivados de importaciones de otros países y para naturalmente comenzar a tener productos propios, Zhengfei autorizaba la ingeniería inversa de muchos de las importaciones para comenzar a trabajar con productos propios.

Ya a mediados de los 90’s, Huawei ya era conocido en toda la China y los que siguieran noticias de tecnología.



Para ese entonces, se dice que en 1994, le dijo al secretario general del Partido de La Liberación del Pueblo que un país que no cuenta con su propia infraestructura en cuanto a switches y puntos clave de telecomunicación es un país con ninguna seguridad nacional, algo que Jiang Zeming entendió cierto y logrando nuevamente a Huawei tener protagonismo en cuanto a la creciente expansión de las telecomunicaciones del país asiático.

Tanto fue la influencia de Huawei, que la competencia (si la hubiera) se centraba localmente y China daría prioridad a Huawei y otras empresas de su patio para continuar con la expansión tecnológica de la infraestructura de China.

Para finales de los noventas, Huawei entra al negocio de proveer componentes y servicios para las proveedoras de celulares en China, tanto para redes GMS como para CDMA y expandiendo sus operaciones en India.

Para el 2005 logra su primer gran acuerdo internacional, cuando gana una participación en la expansión que tenía en aquel momento la empresa británica de telecomunicaciones Vodafone y seguiría British Telecom como segunda empresa interesada en los servicios y productos de Huawei.

Buen resumen histórico… Pero...¿No falta algo de detalles?


Si lo notaron, solamente escucharon que históricamente, Huawei desde los 80 se le sospecha de tener la mala costumbre de hacer ingeniería inversa a productos de competidores, que lamentablemente dependiendo de la excusa que tenga en el momento la empresa, puede ser hasta legal.

No hemos todavía cruzado la línea de que la empresa hace espionaje a favor del gobierno comunista chino y ya sabemos que Zhengfei ha denegado que sus vínculos políticos sea la cultura dentro de Huawei.

En el 2003, las acusaciones de trampas y robo de tecnología fueron acompañados de otras cosas como que sus equipos están teniendo programación o componentes que no necesariamente mejora las tareas para las que fueron realmente trabajadas.

El problema, para no seguir indagando hasta el actual año 2019, NINGUNO de los detractores de la empresa, ni tampoco el gobierno de los Estados Unidos, han logrado sustentar NI dar evidencia de acusaciones que han variado en tres administraciones como la de George W. Bush, Barack Obama y la actual, con Donald Trump.

La excusa es que “la evidencia” se mantiene en secreto para preservar la integridad de las tácticas que se usan para poder tenerlas, pero si Edward Snowden nos enseñó algo…Las Agencias de Seguridad son un tanto hipócritas.

Realmente el ímpetu que la logrado el gobierno de los Estados Unidos fue interceptar información que aparentemente, tira al medio a la hija de Reng Zhengfei y actual jefa financiera de Huawei, Meng Wanzhou, de participar de un esquema para a través de un tercero, vender tecnología a Irán hiendo por encima de embargos tecnológicos y fraude bancario.



Pero de nuevo, estamos hablando de algo de finales del 2018 y es lo más que ha logrado el gobierno federal para tener peso en contra de Huawei.

El despliegue de 5G fue otra oportunidad que esperaba con ansias el gobierno y es que de ahí recrudecieron las hostilidades, hasta el punto de que Estados Unidos comenzó a condicionar compartir datos estratégicos a cambio de que socios dejen de hacer negocios con Huawei.

Solo Alemania y Reino Unido son los que se han mostrado con la disposición de que Huawei se pruebe así misma y en Reino Unido particular, determinó que componentes que se usarán para el lado 5G de Huawei tiene bochornosos riesgos de seguridad, pero nada que ver que sea para espionaje y obligando a la empresa en invertir $2 billones para mitigar los errores.

Mi teoría de donde viene el deseo de que simplemente Huawei caiga


Esperando que te hayas convencido que Huawei a lo mejor no se le está dando una pelea justa si no puedo decir que es culpable o no y si yo apostaría, mi dinero estaría en la incredulidad de como una empresa puede hacer una infraestructura barata.

Puedo entender de qué países desarrollados quieran dé prioridad a empresas de su patio, pero cuando tienes a una Huawei que es capaz de darte un departamento IT equipado con avances de necesidad, eficiente y que cueste menos de la norma, claro que va a crear cierto grupo de fanáticos.

No es una casualidad que la empresa esté en las primeras posiciones corporativamente hablando y teniendo de igual manera competencia chévere en la misma China donde las filiares de Oppo y OnePlus y por el otro lado Xiaomi por su parte también quieren ganar ese sitio que tiene Huawei.

En cuanto a móviles se refiere, la empresa es la tercera que más manufactura y vende equipos móvil a nivel mundial y recientemente, reportó ingresos equivalente a los $78 billones el año pasado.

Puede crear cierta molestia en la cultura americana que por ejemplo Apple, esté en el juego del gato y el rato pero intercambiándose los papeles en cuanto a ser gato y a ser ratón. Fuera de ahí, las otras marcas populares NO son americanas y las más cercanas a americanas lo son Motorola y BLU, pero sus compañías hace rato ya no hacen teléfonos para las grandes masas (Motorola asumió y lidera el rol de los equipos gama media con poder de gama alta y BLU dirige sus equipos económicos a la comunidad latina) y hay ganas hace rato de dejar de depender de Apple para dar un ejemplo de cómo americanos pueden hacer teléfonos.

De hecho y aquí regreso a China, porque NINGUNA empresa manufactura sus teléfonos en Estados Unidos y por lo menos tengo que dárselo a Motorola, que sus tiempos siendo una subsidiaria de Google, mantuvo una operación que la ventas del entonces Moto X no logró hacer sobrevivir la línea de manufactura en Texas que al empresa tenía.

Fuera de ahí, hasta la misma Apple NO tiene línea de manufactura de sus productos, especialmente el iPhone, donde lo más que se hace es un diseño y pruebas de campo.

Pero la manufactura pesada va a China y creo que esto y entre otros temas ha sido disgusto por años de políticos que entienden que empresas americanas abusan de las libertades de hacer comercio y la manufactura fuera del país.

De lo que estoy convencido es que Donald Trump quiere hacer cambios y quiere quitar esa percepción que no se puede hacer negocios en los Estados Unidos, eso se lo respeto… Pero usar la misma comunidad de empresas y la misma Huawei para pujar fuerzas con China lo considero una movida que no fue estudiada y simplemente se está llevando por la corazonada.

Por ende y para concluir, esta crisis de Huawei es simplemente para hacer presión a China.


Como entiendo Huawei lograría capitalizar la situación


Pues sabemos que Huawei ha confirmado hace unos meses atrás que tiene ya un sistema operativo para su celulares, que sustituirá a Android y recientemente, se escuchó que habrá una versión para computadora si se confirma que Microsoft no le quedaría de otra de quitarle la licencia OEM de Windows 10 para sus computadoras MateBook.

Hay dos reportes por separados que afirman que se trata de una versión completa de LiteOS, una opción de sistema operativo Open Source que es capaz de correr en ambientes de ARM y ya se ha probado con el procesador Kirin, de fabricación también de Huawei.

La otra es que el sistema operativo fue construido desde cero, como derivado de Android y no estaría descabellada la teoría tomando en cuenta que legalmente, Huawei puede seguir desarrollando Android bajo el programa de Android Open Source, pero no estaría ganando el Google Play Service.

Una de las oportunidades inmediata que Huawei tiene es de solidificarse como una empresa dueña de un ecosistema totalmente independiente de Google y Microsoft, pero debe hacerlo de manera correcta.

Aplicar para llegar a un acuerdo con los creadores de Aptoide, realmente lo encuentro que le estas haciendo el equivalente de dejar que un pillo administre un centro comercial y no quieras a propósito una empresa de seguridad.



Huawei estaría en la perfecta posición para poder atraer a desarrolladores y en especial a los que quieren llegarle al mercado de China, con excelente probabilidad de llegar un acuerdo que ganen todos… Huawei asegura aplicaciones populares y accesibles, mientras desarrolladores que por X o Y razón, no pueden llegarle directamente a China.

Si han escuchado que Xiaomi es la Apple de China por adoptar ciertas costumbres, maneras de operar y sobretodo, la calidad de sus productos, pues entiendo que Huawei pudiera ganarse el título pero a base de un ecosistema de aplicaciones y servicios centralizado, justo y económicamente amigable para desarrolladores, pero que ayude a la gente a convencerse que existe más mundo móvil fuera de iOS y de Android.

Pero decisiones a la ligera, sin sus pruebas y estudios correspondientes, pueden fácilmente dejar ver a la empresa que está prácticamente con los pantalones abajo y me preocupa que lo último que se ha escuchado sea una posible realidad y solo espero que no.

Publicar un comentario

0 Comentarios